Rincón del Padre Pepe

EN LA EUCARISTÍA NOS UNIMOS A JESÚS COMPARTIENDO LA VIDA EN COMUNIDAD

 

“ Llegada la hora Jesús se sentó a la mesa con los apóstoles y les dijo: he deseado comer ardientemente ésta Pascua con ustedes antes de mi pasión, porque les aseguro que ya no la comeré más hasta que llegue a su pleno cumplimiento en el Reino de Dios.” Marcos 14, 22 – 25

La Eucaristía es la alianza que Jesús nos ofrece para nosotros poder caminar fortalecidos detrás de esa búsqueda nuestra, ese anhelo de estar y de permanecer en Dios.

La Eucaristía es la entrega de Jesús por nosotros para capacitarnos nosotros a entregarnos a Dios de todo corazón hasta llegar a ser uno con El. Por eso le llamamos también Comunión porque en la palabra común unión estamos expresando justamente esta misteriosa manera de ser incorporados en Dios, siendo uno con El gracias a la obra que el Espíritu ha derramado como gracia en nosotros en el don del Bautismo y que en la Eucaristía actúa, opera, también conduciéndonos a esa unidad de manera sacramental, sacramentalmente, significativamente y eficazmente por la gracia de Dios.

En la última cena, la noche en que fue entregado Jesús, instituyó el sacrificio eucarístico.

Contiene la Eucaristía todo el bien que Dios quiere hacernos como Iglesia y a cada uno de nosotros como miembros de éste cuerpo. La Eucaristía significa y realiza la comunión de vida y la unidad dentro del pueblo de Dios.

En la Eucaristía la iglesia se reconoce a sí misma como cuerpo de Dios.

La Eucaristía es misterio de Dios que se ofrece, que se entrega en su cuerpo y en su sangre a la Iglesia que es su esposa y la hace cuerpo suyo y sangre suya.

En la celebración eucarística nos unimos al cielo, en cierto modo anticipamos la vida eterna. Allí como dice Pablo donde Dios será todo en todos.

Cuando decimos Eucaristía significa acción de gracias. A Dios damos gracias por toda nuestra vida.

 

 

SUMA GLORIA A DIOS UNO Y TRINO EN JESUCRISTO

CON MARÍA Y SAN JOSÉ

18062018