Finos Artesanos de la Educación

EL EDUCADOR JOSEFINO TRINTARIO, TIENE UN QUEHACER QUE NO SÓLO EXIGE TIEMPO CRONOLÓGICO SINO SOBRE TODO DURACIÓN Y DEDICACIÓN BIOGRÁFICA
En nuestro colegio el alumno no es un número que aprende  ni  el profesor es un número que enseña. Todos y cada uno es miembro de una familia que ama, cuida, acompaña, escucha, y no se pregunta por el  límite del esfuerzo. Nos fijamos unas metas y, aun siendo distintos los relojes, marchamos marcando la misma hora, aceptamos el desafío de un proyecto educativo, el Proyecto Josefino Trinitario, de unas normas de funcionamiento que hacemos propias y, además, las hacemos realidad cada día en las aulas con entusiasmo, sinónimo de emoción; con coraje, sinónimo de voluntad; con capacidad, sinónimo de garantía de éxito. Nuestros educadores no se apoyan primordialmente en los contenidos que transmiten sino en la forma de existencia que viven. Ninguna tarea humana exige tanta gratuidad como la educación. Dar y dar sin medida. Sólo quien ama de un modo desinteresado, verá germinar la simiente, crecer el sembrado y granar la cosecha. Es el programa trazado por el Maestro de Nazaret: “Sólo quien abandona su grano en el surco para que muera, tendrá fruto y llenará graneros”.
PRINCIPIOS Y VALORES DE NUESTRO PROYECTO EDUCATIVO
  1. Afirmamos que el ser humano ha sido creado por Dios a su imagen y semejanza, con capacidad de relacionarse consigo mismo y con el entorno, en una relación de amor.
  2. Formamos a niños y jóvenes, acompañándolos y guiándolos en su desarrollo: intelectual, afectivo, ético-social y humano, formando una comunidad unida que trabaja en la misma dirección.
  3. Queremos ser el apoyo y la ayuda a las familias en el proceso educativo de sus hijos y una garantía en la transmisión de valores cristianos y humanos, desde la espiritualidad Josefino Trinitaria.
  4. Afirmamos que somos  una institución que entrega una educación de calidad dinámica y abierta a la diversidad, capaz de responder a los desafíos del futuro.
  5. Afirmamos que nuestra Institución vive desde el espíritu de Nazaret un ambiente de familia corresponsable en el proceso educativo y formativo de todos sus miembros, especialmente con los alumnos, potenciando una vivencia pacífica en el colegio y en el hogar.
  6. Formamos, en un ambiente de corresponsabilidad, personas con conciencia social, libertad responsable, tolerantes, solidarias y con espíritu fraterno.
  7. Creemos en un equipo de profesionales evangelizadores y comprometidos con la educación y aprendizaje de los alumnos, un educador vocacionado en permanente actualización y perfeccionamiento.
  8. Cultivamos la necesidad de innovar, educar en creatividad, en trabajo colaborativo, en renovación continua, en adaptaciones curriculares dinámicas, significativas, capaces de acoger los cambios sociales, científicos y tecnológicos.
  9. Afirmamos que nuestro Proyecto Educativo está al servicio de: El Evangelio, el alumno, las familias y la sociedad.
  10. Ofrecemos nuestra Educación Josefino Trinitaria como medio de dignificar al hombre, a todo hombre, como hijo de Dios, inserto en una familia y miembro de una sociedad pluralista.
  11. Formamos hombres y mujeres que se impliquen responsablemente y de forma activa y crítica en la vida social, fomentando estructuras más justas y solidarias.
  12. Acompañamos a la familia ofreciéndole instancias de apoyo para que asuma responsablemente el cumplimiento de su misión como primera educadora de los hijos e hijas,
  13. Afirmamos que la fe cristiana y el Carisma Josefino Trinitario en su dimensión de alabanza, espíritu de familia sencilla, alegre y acogedora son los fundamentos valóricos que dan consistencia a nuestra misión evangelizadora y educativa.